Para obtener una textura más firme y deslumbrar de inmediato, terminar su ducha con un chorro de agua fría en la cara, cuello y escote. El efecto de enfriamiento cierra los poros, reduce los pequeños capilares dilatados responsables de la couperosis y tonifica el tejido.