En este expediente, escogimos hablar del intestino porque el  ejerce un papel central sobre nuestra salud.

Abordaremos la hyperpermeabilidad intestinal y sus consecuencias en las enfermedades autoinmunes, el papel de los probióticos, el intestino irritable …
También veremos la influencia negativa de la alimentación moderna y del medio ambiente sobre nuestra salud.

La inmensa mayoría de las enfermedades crónicas y el grande número de síntomas agudos están en relación con nuestro sistema digestivo, nuestra flora intestinal y nuestra alimentación.

Deseamos a través de este expediente hablarle de un fenómeno todavía poco conocido pero quien interesa cada vez más a los científicos: la hyperpermeabilidad intestinal o leaky gut síndrome.

Este fenómeno íntimamente es vinculado a la función digestiva, también para una mejor comprensión, elegimos de revisar el principio de la digestión. Este expediente pues es bastante largo, pero si ustedes son curiosos, conciernen, o como nosotros apasionados, estas algunas páginas serán útiles para ustedes.

El intestino desempeña un papel primordial en nuestra salud y en el mantenimiento de ésta. Es gracias a él que los nutrimientos necesarios para el funcionamiento de nuestro organismo son absorbidos y distribuidos allí dónde nuestro organismo lo pide. Por otra parte impide la penetración de microorganismos, macromoléculas y compuestos tóxicos. Para eso, todas las etapas de la digestión deben ser efectuadas correctamente.

La digestión

El fin de la digestión es degradar los alimentos en pequeñas moléculas absorbibles (acción de recorte) y así permitir su asimilación al nivel del intestino. Imaginemos una zanahoria, para que su béta-caroteno alcance hasta la circulación de la sangre, hará falta que esta zanahoria sea hecha añicos minúsculas para que este nutrimiento pueda atravesar la barrera intestinal. Esta acción es posible gracias a procedimientos mecánicos como la masticación, el peristaltismo (acción rítmica de las contracciones del intestino) y procedimientos químicos enzimáticos (enzimas salivales, gástricas, intestinales y pancreáticas) …

alimentos

 

Las enzimas tienen un papel primordial; si no se posee por una razón o por otra una enzima, el alimento no degradado queda neutro en el sistema digestivo. Pudre o fermenta, y a la larga provoca un desequilibrio del ecosistema intestinal.

Lo que puede hacer nuestras enzimas digestivas ineficaces:masticación

• Un defecto de masticación: el amylase secretado por las glándulas salivales digiere en parte los almidones (azúcares lentos), más la saliva informe las papilas, el cerebro transmite la información a los diferentes órganos digestivos de la llegada de alimentos que permiten la secreción de las enzimas digestivas adecuadas,

• el estrés,

• el hipoclorhidria, son debidos a la edad o a las medicinas que tienen una acción sobre el ácido clorhídrico,

• los metales pesados,

• las carencias o los déficit en vitaminas, minerales, que son unos catalizadores o cofactores,

• las carencias enzimáticas de origen genético. Un ejemplo bien conocido:la carencia en lactasa, enzima que degrada la lactosa de la leche. La lactasa no es eficaz en una mayoría de adultos, algunos presentarán desde la ingestión de leche hinchazones de vientre, gas, diarrea, porque las bacterias fermentan la lactosa.

El ser humano debe siempre guardar al espíritu que nuestra alimentación debe convenir nuestras enzimas y no lo contrario. Un ejemplo significativo: el animal salvaje no conoce las enfermedades (asma, bronquitis, problema de piel etc.) que tocan los animales domésticos alimentados por el hombre a las croquetas o a las pastas de hígado. En realidad, se alimenta de alimentos adaptados a su especie.



Ninguna salud sin buena digestión. No somos lo que comemos, somos lo que digerimos.


disturbios intestinalesLes disturbios funcionales intestinales tocan 15 al 20 % de la población, están 2 veces más presentes en caso de la mujer que en caso del hombre. Pero lo que se sabe menos, y que es sin embargo la fruta de numerosas investigaciones científicas, es que los disturbios mas numerosos o las enfermedades (infecciones a ensayos, alergias, problema de piel, subida de peso, trastornos del comportamiento, enfermedades autoinmunes) son más o menos directamente vinculados a la integridad de nuestro ecosistema intestinal.

Hablamos de ecosistema intestinal para designar el conjunto formado por la flora intestinal, la mucosa intestinal y el sistema inmunitario, tres elementos interdependientes unos de otros, los que vayan a acondicionar el equilibrio digestivo, el fiador de nuestra salud. En efecto, limitar el papel del tubo digestivo al tránsito y a la digestión de los alimentos, sería descuidar la importancia de su acción, porque es la sede de numerosas operaciones que permiten a nuestro organismo:

• De defenderse contra las agresiones microbianas,

• de eliminar las sustancias tóxicas,

• de asimilar los nutrimientos indispensables,

• de participar en la fabricación de ciertos elementos vitales.


I - El ecosistema intestinal

1) La flora intestinal

BacteriaSi los seres humanos nacen sin gérmenes, basta de 1 a 2 días para que una flora microbiana se desarrolle y se agazape todo el tubo digestivo. Esta flora directamente deriva de la alimentación así como de los numerosos gestos diarios como llevar sus dedos a la boca. Todo el aparato digestivo es poblado de una flora microbiana más o menos abundante. Esta flora se diversifica (cerca de 1000 especies) a lo largo de la vida. En resumen, en casa del adulto, cerca de 100.000 mil millones de bacterias y levaduras constituyen la flora intestinal. Una flora intestinal normal está constituida por una flora dominante saprófita y por una flora de paso constada en parte por bacterias potencialmente tóxicas nacidas esencialmente de la alimentación. La flora normal contiene una seta en pequeña cantidad: candida albicans que es bien tolerada mientras no hay desequilibrio.

 

Su papel:

• Regula el tránsito,

• sintetiza vitaminas: B1, B2, B6, B9, B12, K, enzimas, y metaboliza hormonas,

• impide los gérmenes patógenos fijarse sobre la mucosa: es el efecto barrera que desempeña un papel de defensa,

• permite activar el fito-œstrogenos de soja del tratamiento natural en el momento de la menopausia, así como muchas otras sustancias medicamentosas o no,

• degrada el FOS (Fructo-Oligo-Sacarides), permitiendo la síntesis de N-butirata en el colono, que favorece el desarrollo de una mucosa de alta calidad y protege del cáncer del colono, participa en la digestión porque las bacterias también poseen muchas enzimas.


Diferentes bacterias colonizan a nuestro colono, la flora de fermentación al nivel del colono derecho transforma los hidratos de carbono, y la flora de putrefacción al nivel del colono izquierdo transforma las proteínas. El equilibrio entre estas 2 floras se llama la simbiosis intestinal, un desequilibrio puede provocar un disbiosis.

 

El caso del recién nacido

En el momento del nacimiento, el tubo digestivo del recién nacido es estéril, se coloniza en el momento del parto con la flora de la vagina, del colono, del recto de la mamá. Comprendemos rápidamente que si la mamá posea una buena flora, el recién nacido gozará de eso. Es fácil  comprender que el parto por cesárea va a disminuir la instalación de una flora intestinal correcta, revolviendo así el sistema digestivo e inmunitario del joven niño .Anotamos también que el bebé colonizara su tubo digestivo con las bacterias presentes en el quirofano en este caso. Hasta una higiene íntima antiséptico antes del parto tendrá las mismas repercusiones sobre la futura flora del bebé.


Sus propias bacterias benéficas van a tratar a pesar de todo de desarrollarse pero sin mucho éxito, provocando un aumento del volumen del intestino y los disturbios digestivos del recién nacido (bien conocidos por las mamís y muy a menudo acompañados por una baja inmunitaria con aparición de infecciones a ensayo).


Resulta pues esencial suplementar a la mamá al final de embarazo y durante la lactancia con probióticos para permitirle al futuro bebé adquirir bastante temprano una flora intestinal de calidad. Lo mismo, hay que darle probióticos al bebé depositándolos sobre el pezón en el momento de la mamada.

lactancia

El tubo digestivo del recién nacido es poroso, hiper-permeable, porque las junciones entre las células no son cerradas, y habrá que esperar por lo menos la edad de 6 meses para que se cierren. No hay que diversificar pues la alimentación antes de la edad de 6 meses y privilegiar la alimentación al pecho. En efecto si proteínas "extranjeros" pasan esta barrera, pueden provocar reacciones alérgicas con formación de anticuerpos específicos, haciendo la cama de eventuales futuras enfermedades autoinmunes. Podemos plantearnos la cuestión de la vacunación antes de la edad de 6 meses, es decir la edad media de la maduración correcta intestinal e inmunitaria del bebé. Podemos pues pensar que todo viene de primeros meses de la vida, pero esta vía no es explorada todavía totalmente.

 

2) La mucosa intestinal

Es un filtro inmenso que representa la sola barrera que separa nuestro medio interior del medio exterior.

Su papel:

• Dejar pasar los nutrimientos (vitaminas, minerales, aminoácidos, ácidos grasos)

• de barrera enfrente de sustancias potencialmente tóxicas: parásitos, virus, bacterias, alimentos incompletamente digeridos …

Le ayudado en esta tarea la flora intestinal y el sistema de defensa inmunitaria.
Mucosa

La mucosa intestinal está constituida por una membrana muy finamente fruncida: las vellosidades y las microvellosidades (ribete en cepillo) Su superficie representa 400 a 600m2 (una pista de tenis), esto nos da una idea de su capacidad de absorción. Es un epitelio constituido por una sola capa de células de diferentes tipos: los enterocitos (los más numerosos, intestino graniza), los colonocitos (colono), las células a mucosidad, y las células inmunitarias: los linfocitos.


Las células intestinales o enterocitos se apiñan las unas a otras por estructuras llamadas junciones apretadas. En el estado fisiológico, la mucosa no es perfectamente estanca, deja pasar moléculas pequeñas (minerales nutrimientos esenciales a nuestro diario), pero se opone al pasaje de microorganismos, macromoléculas y compuestos tóxicos.

 

3) El sistema inmunitario intestinal (SII)

El sistema inmunitario del intestino es el más importante del organismo de por la cantidad de células inmunitarias (linfocitos, macrófagos) desplegadas a lo largo de la mucosa (70 %).

El SII debe reconocer sus proprias moléculas  (es decir las que provienen de células del organismo) y las moléculas que son las moléculas extranjeras para el organismo. Debe diferenciar las estructuras inofensivas e incluso útiles, y que son toleradas por el organismo - alimentos, bacterias amigas de la flora - de aquellas contra las que debe defenderse. Y es la función de tolerancia que va a evitar el desarrollo de las hipersensibilidades alimentarias y del cierto número de patologías.

Las células inmunitarias sintetizan anticuerpos, particularmente las Inmunoglobulinas A (IgA) encargados de defender el organismo contra los gérmenes patógenos u oportunistas. Encontramos el IgA al nivel de las mucosas orofaringiales, digestivas, respiratorias y urogenitales, son encargadas por su protección y por el control de la proliferación de bacterias nocivas. En claro el IgA mejoran las defensas del organismo. Asegurando la defensa del organismo frente a los agentes nocivos y favoreciendo la tolerancia de los alimentos, el SII participa en el equilibrio del ecosistema intestinal.


Observación:
Recordemos aquí que la primera línea de defensa está constituida por el medio ácido del estómago gracias al cual, varias bacterias patógenas son destruidos.

 

II - Desequilibrio del ecosistema intestinal

sistema digestivoEl equilibrio de este ecosistema intestinal es frágil, varias causas pueden trabar el buen desarrollo de la digestión y provocar un disbiosis y una hiper-permeabilidad intestinal.



1) Un desequilibrio de la flora o disbiosis:

El disbiosis se instala por exceso o por falta de bacterias. Poseemos diferentes tipos de flora cuyos más importantes se sitúan al nivel del colono, se trata de la flora de fermentación y de la flora de putrefacción.

•  La flora de fermentación se alimenta de fibras y metaboliza los hidratos de carbono (glúcidos). Se sitúa al nivel del colono ascendiente (derecho) y produce gases inodoros tipo CO2 y H2.

•  La flora de putrefacción metaboliza las proteínas, se sitúa al nivel del colono que baja (a izquierda) con producción de gas oloroso caracterízate amoníaco, indole, scatol o sulfuro de hidrógeno: sustancias tóxicas que van a intoxicar el hígado. Éste posee una capacidad cierta de detoxificacíon evidentemente, pero abordaremos posteriormente las consecuencias del adelantamiento de sus capacidades.


Nuestra alimentación particularmente influye sobre la flora. Todo exceso de azúcar o falta de fibras actúa sobre la flora de fermentación, el exceso de carnes, sobre la flora de putrefacción. La alimentación moderna demasiado rica en azúcares y en proteínas animales perturba pues nuestra flora. Por otra parte en caso de masticación insuficiente, o bien en caso de secreciones enzimáticas insuficientes, alimentos parcialmente digeridos llegan en el colono que provoca fermentación y putrefacción en exceso.

Al problema alimentario se añade el problema de las medicinas, los antibióticos destruyen nuestra flora saprófita, pues es importante utilizarlos a propósito y hacer seguir la toma de antibióticos por probióticos.

disbiosis

 

2) La hyperpermeabilidad intestinal

El cierre de las junciones apretadas (como le vimos anteriormente) asegura la integridad de la mucosa intestinal. Nada más fácil que de romper esta impermeabilidad. ¡ Medicinas, alimentos industriales, flora desequilibrada, dieta pobre, inflamación del organismo que resuena sobre la mucosa intestinal, las radiaciones ionizantes, los tóxicos medioambientales, ...

Este fenómeno es llamado leaky gut síndrome o hyperpermeabilidad intestinal.


pasadorEl intestino se hace entonces un "pasador" verdadero, deja pasar un gran número de sustancias eliminadas en el tiempo normal: fragmentos de alimentos incompletamente degradados, toxinas bacterianas, setas (candida) que van a encontrarse en la circulación de la sangre, lo que provoca una guerra desapiadada y pone el organismo en situación de inflamación crónica. Esto provoca el consumo de las existencias de antioxidantes. Estos antioxidantes entonces estarán menos disponibles en otro lugar, por ejemplo: el colesterol se oxidará y depondrá en las arterias en forma de ateroma.


Diferentes factores permiten la liberación de zonuline, molécula recientemente acusada en las "separaciones" de las junciones apretadas.


El estrés: acción a diferentes niveles

- Al nivel de la mucosa: estrés repetidos (separación, duelo, surmenage, agresiones diversas, acoso, la escuela para el niño, la guardería infantil para el bebé) provocan la liberación de adrenalina y noradrenalina responsable de una vasoconstricción, con un flujo sanguíneo aumentado al nivel del cerebro y al nivel del corazón en detrimiento del intestino. Al relajamiento, observamos una nueva distribución intensa del flujo sanguíneo, al nivel de los órganos digestivos particularmente, provocando una isquemia dicha de reperfusión.

- Al nivel de la flora:comó lo vimos anteriormente, en el momento de un estrés, la energía utilizada para los órganos nobles (cerebro y corazón) falta para la secreción de enzimas digestivas pues los alimentos son menos degradados.

 

Deporte intensivo

deporteObservamos entre los maratonianos de los disturbios digestivos a tipo de diarrea. En el momento del esfuerzo, la sangre deja los órganos para concentrarse al nivel de los músculos. A la parada del esfuerzo, observamos una nueva distribución hacia los órganos y en particular hacia la mucosa intestinal, provocando una isquemia de reperfusión. Ésta, perfusada en exceso se vuelve extremadamente porosa. Además deja pasar a los radicales libres formados en el curso de la isquemia.


Una carencia en IgA debida a infecciones frecuentes bacterianas, virales y parasitarias, micosicas.


La toma de medicinas, principalmente los antibióticos y los antiinflamatorios.



trigoUne alimentación moderna mal adaptada: alimentos altamente transformados y refinados, a índice glicémico elevado, ricos en ácidos grasos saturados, ácidos grasos trans, exceso de productos lácteos de vaca, exceso de gluten, exceso de carne.



La malnutrición, la desnutrición en particular proteica en caso de la persona grande, el ayuna prolongado (atrofia del entérocytes) provocando una carencia en glutamina, factor de supervivencia del enterocitos, así como butirata teniendo el mismo papel que la glutamina pero al nivel de las células del colono.



Insuficiencias gástricas (exceso o falta de ácido en el estómago).

 

La hipoxia de altitud.


Las gliadinas: proteínas alergénicas del gluten implicadas en la enfermedad celíaca, esta alergia toca a las personas familialement predispuestas. ¡ Hoy consideramos que tocaría a 1 persona de cada 100 a grados diversos!


Quimioterapias

Hiper permeabilidad

Una hyperpermeabilidad intestinal es a menudo acompañada por una disfunción de los enterocitos con un síndrome inflamatorio y una producción de radicales libres.



III-Consecuencias del desequilibrio del ecosistema intestinal



1 - Consecuencias del disbiosis

El disbiosis es una verdadera enfermedad del ecosistema intestinal: microorganismos diversos proliferan y adquieren una virulencia que perturba la salud. Este dismicrobismo puede provocar un desarrollo excesivo de bacterias perjudiciales o de levaduras (candida).



Está al principio de disturbios digestivos:

• Síndrome del colono irritable, los hinchazones de vientre, los eructos, el estreñimiento, la diarrea, los espasmos, las colitis, el malo aliento (espiración de los gases intestinales volátiles),

• candidosis digestiva, vaginal


Provoca una disminución de la síntesis de vitaminas del grupo B, de vitamina K, de enzimas digestivas. El papel de la flora sobre la inmunidad hace que su alteración compromete nuestras defensas generales y favorece ciertas alergias.

 

2 - Consecuencias de la hyperpermeabilidad intestinal:


Un gran número de reacciones alérgicas y\o inflamatorias:

- Alergias e Intolerancias

- La primera consecuencia es la alergia alimentaria (presencia de IgE específico). Las alergias corresponden a reacciones exacerbadas de defensa del organismo contra sustancias habitualmente bien toleradas. Si hay permeabilidad intestinal, estas sustancias van a atravesar la membrana y a comportarse como agresores, provocando:

- Dermatitis atópica, eczema,
- Urticaria,
- Asma,
- Rinitis,
- Conjuntivitis.


Alimentos la mayoría de las veces incriminados: leche de vaca, huevo, peces(pescados), cacahuete, nueces, cereales, frutas (fresa, melón, kiwi), verduras …


- Intolerancias alimentarias: difieren de alergias por la intervención de las Inmunoglobulinas G (IgG). Se manifiestan al nivel de las mucosas y provocan) signos generales. Los alimentos incriminados son aquellos a los que se consume diariamente: productos lácteos, cereales a gluten, kiwi, huevos … Las intolerancias son el reflejo de una insuficiencia digestiva en enzimas.


- Inflamación

La formación de complejos antígenos-anticuerpos fagocitados provoca la producción de moléculas proinflamatorias que en exceso se difunden vía la vía sanguínea en conjunto de los tejidos de los diferentes órganos. La inflamación es una reacción fisiológica del organismo que asegura su protección, ésta debe ser aguda, local y adaptada. A partir del momento en que se vuelve crónico, general, inadaptado o mal controlada, acaba en una situación patológica. Encontramos así todas las enfermedades "tis": sinusitis, rinitis, artritis, arteritis, colitis, conjuntivitis, cistitis, enfermedades autoinmunes …

- Enfermedades auto inmunes

Esclerosis en placas, tiroiditis de Hashimoto, Enfermedad de Basedow, Poliartritis reumatoide, Enfermedad de Crohn, Rectocolitis hemorrágico, Lupus eritematoso, Diabetes insulinodependiente de tipo 1, síndrome de Goujerot-Sjögren, périartérite nudoso, enfermedad de Behçet, sclerodermia, spondylartritis ankylosante, enfermedad de Still, miastenia …


Provienen de una reacción inmunitaria contra una o varias moléculas que constituyen del sí (órgano o tejido) considerada como un enemigo (antígeno), provocan una producción de anticuerpo contra esta molécula-antígeno. Los receptores presentes en la superficie de las células inmunitarias, no reconocen o reconocen mal estas moléculas-antígenos y entran "en guerra", provocando a plazo una destrucción más o menos importante de nuestros propios tejidos.


- Cansancio por carencia en micronutrientes

Las funciones perturbadas de absorción provocan una mala asimilación de los micronutriientes necesarios para el buen funcionamiento del organismo (vitaminas, minerales, hierro, calcio, ácidos grasos esenciales, etc.). Esta mala asimilación acaba en estados de cansancio que pueden ir hasta la anemia - en hecho las herramientas de nuestro organismo (hormonas, enzimas) faltarán de materiales de base para trabajar.


Pues no es suficiente suplementarse en vitaminas y minerales, conviene interesarse primero y ante todo por la integridad de su mucosa intestinal para una asimilación óptima de los micronutrientes. El papel del intestino en las patologías autoinmunes se confirma cada día, y las enfermedades autoinmunes progresan siempre en nuestra sociedad.

 

3 - Sobrecarga hepática

El disbiosis y la permeabilidad intestinal producen un exceso de toxinas, que son recuperadas por el hígado. Este aumento de trabajo disminuye el metabolismo hepático y pues disminuye las secreciones biliares, la producción de enzimas, y consecuentemente, la digestión es menos eficaz.


Al sufrir un aumento de trabajo crónico,  el hígado agotado, progresivamente deja pasar un gran número de residuos metabólicos en la sangre. Es una "sangre contaminada" que va a alimentar nuestros diferentes tejidos y órganos. Esta energía desplegada para el detoxinación influye sobre el buen funcionamiento de las células (reparaciones, síntesis, regeneraciones), e induciendo la producción de radicales libres.

Los disturbios del détoxination se manifiestan por:

• Náuseas, cefaleas,

• mialgias,

• una intolerancia inhabitual alcohólica o al café,

• una digestión difícil,

• una sensibilidad anormal a los perfumes o los olores.


Frente a esta intrusión toxínica, el organismo va a intentar eliminar estas sustancias nocivas por otras vías de eliminación naturales: piel, pulmones, riñones, intestino. Cuando la capacidad de la vía de eliminación es sobrepasada, asistimos al depósito de estas sustancias en los tejidos (músculos, articulaciones, cerebro, vasos). Esto provoca disturbios funcionales digestivos, pero también disturbios extradigestivos:

• Dolores ostéo-articulares, musculares y tendinosos,
• Infecciones a ensayo: cistitis, infectábamos a ORL, neumopatías, virosis,
• Trastornos del comportamiento.


Una permeabilidad intestinal alterada provoca el pasaje aumentado de péptidos o de gruesas moléculas (de tipo caseína o gliadina) derivadas de la alimentación a través de la mucosa intestinal, y esto podría ser implicado, entre otros factores, en las anomalías del comportamiento, la esquizofrenia, el autismo, la hyperactividad, lo mismo que:

• Disturbios del humor: depresión,
• Aftosis,
• Disturbios circulatorios,
• Acné,
• Obesidad.


Podemos pues ver que el "leaky gut síndrome" es un responsable insospechado o es en relación con numerosas enfermedades.



IV - Las soluciones

1) Masticar cuanto más tiempo posible

Por ejemplo: piense en un grano de maíz, si no es masticado, la celulosa no es estallada, los nutrimientos contenidos pues no están disponibles, y el grano de maíz es encontrado intacto en las heces.

Coma en la calma.


2) La corrección alimentaria

La rectificación alimentaria es primordial y pasa por el consumo de alimentos sanos, es decir no contaminados y de densidad fuerte y nutricional. Conviene evitar los fenómenos de putrefacción y de fermentación intestinal con algunas reglas simples:


► Evitar las asociaciones alimentarias nefastas al buen desarrollo de la digestión:

Pastas

 

Frutas y cereales: no consumir frutas crudas en el curso de una comida que contiene cereales, las frutas crudas deben ser tomadas preferentemente entre las comidas.
Productos lácteos fermentados y cereales (yogur, queso blanco, queso fermentado): ídem



► Disminuir el consumo de proteínas glicadas

GalletaEstas proteínas son presentes en gran cantidad en nuestra alimentación moderna, no pueden ser digeridas porque no poseemos enzimas para metabolizarlas. Se trata de edificios moleculares que asocian proteínas y azúcares. Normalmente son eliminadas en las heces cuando la mucosa intestinal está bien de salud, pues cuando no las absorbe, pero en presencia de una hiperpermeabilidad intestinal, estas proteínas glicadas se encuentran en la sangre, se hacen alérgenos con formación de anticuerpo, y\o bien simplemente no son eliminados por el cuerpo y se amontonan (cerebro, arterias)  provocando inflamaciones crónicas.


Estas proteínas son formadas en el curso de la calefacción de proteínas en presencia de glúcidos (azúcar): es la reacción de Maillard. Espontáneamente no son formadas en el organismo con la ayuda de las herramientas naturales que son las enzimas específicas (dichos de glicosilación).



Ejemplo: pan (almidón = azucara + gluten = proteína glicada), leche UHT (caseína + lactosa), postres estilo cremas quemadas o flanes, y muchos otros productos bruñidos por la cocción (en general a alta temperatura: galletas!).


► Evitar un consumo grueso de carne,
► Evitar un consumo fuerte de azúcares rápidos o lentos,
► Eliminar los ácidos grasos trans (productos transformados, bollerías, ricos en aceite de palma)
► Evitar las aguas minerales (demasiado alcalinas) durante las comidas, que aumentando el pH del estómago disminuyen la acción de las enzimas gástricas,
► Asi el exceso o la insuficiencia de agua perturba la digestión,
► Evitar los platos nacidos de la industria agroalimentaria,
► Combatir todo lo que alarga el tiempo de digestión evitando mezclar las proteínas entras ellas, los glúcidos entre ellos en el curso de una comida,
► Desterrar la roedura respetando el tiempo de digestión 3 a las 4 entre las comidas.


Variar los alimentos, escoger los alimentos más naturales posible, preferentemente nacidos de la agricultura biológica:

- Verduras, frutas variadas de cultura biológica, aromatas, hierbas finas y especias (estragón, albahaca, cilantro, orégano, ajedrea)
- Pescado), huevos, aves de corral, carne no tratado a los antibióticos,
- Buenos aceites ricos en ácidos grasos esenciales pero equilibrados en omega 6, 9 y 3 (oliva, colza, nuez, cáñamo)
- Leguminosas,
- Cereales completas o semi completas: quinoa, mijo, arroz, trigo sarraceno (pues pobres en gluten),
- Productos fermentados (chucrut, kéfir, tempeh),
- Consumir razonablemente productos lácteos, preferir a los a base de cabra (queso de cabra), a base de oveja, o reemplazarles por la "leche" de soja, del tofu, de "leche" de almendras, de arroz, de castañas,
- Frutos secos y semillas oleaginosas,
- Agua,
- Un vaso de vino a cada comida,
- Suprimir ciertos alimentos en caso de intolerancia alimentaria.



3) Limpiar las toxinas bacterianas y los tóxicos intestinales

canela· La canilla del Ceilán (corteza) contribuye a la desinfección del intestino:
- Polvo y extracto seco son utilizados para luchar contra los disturbios digestivos acompañados por calambres gastrointestinales ligeros, por hinchazones de vientre y flatulencias. Actividad antibacteriana.
- Aceite esencial de pela de canilla, conocida por sus propiedades antifúngicas y antiinfecciosas. La canilla es desaconsejada en casa de la mujer embarazada.

· Aceite esencial de orégano (mejorana): actividad antibacteriana superior, fungicida, antiviral y parasiticida,
· El carbón vegetal activado: adsorbente y absorbente de los gases, las toxinas,
· El propóleos: tiene propiedades antibacterianas, antivirales y antioxidantes,
· Extrato de semillas de pomelo en forma de cápsulas: antibacteriano, anti-viral, antimicosico,
· El zéolithe activado: este mineral de origen volcánico reduce el estrés oxdativo y posee un poder fuerte en quelación de metales pesados.


4) Restablecer el equilibrio de la flora intestinal

- Los probióticos

Definición:

BacteriasUn probiótico es un microorganismo vivo que, cuando es consumido en cantidad adecuada, produce un beneficio para la salud del huésped. Los más conocidos son Bifidus, Lactobacillus bulgaris (el yogur famoso y búlgaro) y Streptococcus thermofilus ampliamente utilizados en los yogures y los productos fermentados.

Papeles:

• Rechazan los gérmenes gracias a un efecto barrera,
• Favorecen la digestión de la lactosa,
• Mejoran la digestibilidad y la asimilación de los nutrimientos y de los minerales,
• Refuerzan el sistema inmunitario,
•Restauran el equilibrio de la flora en el momento de los disturbios del tránsito o en el caso de ciertos disturbios urinarios o vaginales,
• Previenen los daños vinculados a una antibioterapia. Si la antibioterapia no se discute cuando es justificada, representa sin embargo un ataque terrible para el equilibrio de la flora.


 ¡ Hay que siempre aportar probióticos después de una antibioterapia con el fin de restablecer su flora!


¿ Cuáles especies?

Las especies más estudiadas son los Lactobacilos entre los que están el rhamnosus, y lasl Bifidobacterias.

Para corregir los disturbios citados anteriormente, una alimentación rica en probióticos no basta, convendrá suplementarse  con un complemento alimentario adaptado que aportará un número muy grande de probióticos, se fijará y se desarrollará duraderamente en el intestino. Para ser verdaderamente eficaces, los probióticos deben llegar en concentración suficiente en el intestino delgaducho y en el colono.

Los científicos establecieron criterios ideales a los cuales deben responder los probióticos y habría que asegurarse cuando se compra probióticos, además de la concentración en bacterias amigas, de:

• El origen humano para ser bien tolerados,

• su resistencia a la acidez gástrica del estómago,

• su resistencia al ataque de las sales biliares,

• la adherencia a la mucosa intestinal,

• su producción de las sustancias antibióticos,

• su vitalidad y su estabilidad en el tiempo.


Además, los probióticos deben ser adaptados a la edad de la persona, en efecto, sus calidades y funcionalidades son especie dependiente.

La vida útil in situ de los probióticos no excede una quincena. Hay que consumirlos regularmente, a menos que aportar FOS, alimento del probiótico, para mantener su propia flora.


- Los prebióticos

Definición:

Son ingredientes alimentarios no digestibles que estimulan de manera selectiva al nivel del colono el crecimiento de nuestras propias bacterias intestinales y / o la actividad de uno o de un número limitado de grupos de bacterias susceptibles de mejorar la fisiología del huésped. Con claridad, son fibras " alimento a probióticos ".


Papel:

• Refuerzan la actividad enzimática y el equilibrio bacteriano al nivel intestinal,
• Favorecen la regeneración de los enterocitos (células del intestino),
• Mejoran la absorción de ciertos minerales: calcio, magnesio, hierro, cinc.
• Disminuyen la tasa de los triglicéridos,
• Favorecen la producción natural de butirata y de propionata, dos elementos favoreciendo la prevención del cáncer del colono.

¿ Cuáles son?
Endivas
Son fibras flexibles no digestibles. Hoy en día los más estudiados son el fructo-oligo-sacarides (FOS) y el inuline. Varios vegetales contienen inuline (ajo, espárrago, puerro, topinambur, plátano etc.), pero esencialmente es de la raíz de achicoria que ésta es extraída. El inuline se hace un FOS después de hidrólisis.



- Los simbióticos

Son complementos alimentarios que contienen a la vez probióticos y prebióticos. El prebiótico permite optimizar la potencia de acción del probiótico.


5) Restaurar la integridad de la mucosa del intestino graniza

Un cierto número de nutrimientos es necesario: glutamina, oligoelementos, aminoácidos, vitaminas.


- La glutamina: es el alimento privilegiado del enterocito y de las células inmunitarias. Este aminoácido es uno de los constituyentes de las junciones apretadas, en cierto modo " el cemento " Su carencia es frecuente, sobre todo entre las personas de edad, los vegetarianos, las personas que ayunan durante varios días. Atención, la exclusión de los productos lácteos o del gluten favorable para la eliminación de la alergia provoca una aportación glutamine insuficiente.

La glutamina favorece la reparación de la mucosa y participa así en la restauración de la barrera intestinal y por consiguiente limita el exceso de permeabilidad intestinal. La dosificación es 500 mg a 1 gramo al día. Aparentemente no hay de contra indicación y la duración del tratamiento no es limitada en el tiempo, 3 a varios meses pueden ser necesarios para esta dosis nutricional. Los cofactores indispensables son el cinc, béta-caroteno, la vitamina B9.


- El n-butirata: es el equivalente nutritivo de las células del colono que es producido por un buen consumo de fibras vegetales, de donde la necesidad de aconsejar verduras en la alimentación o de aconsejar prebióticos a base de FOS.

 

6) Reducir la inflamación y la oxidación

La alimentación moderna es muy inflamatoria (demasiado azúcar, demasiados ácidos grasos de la serie Omega 6 y saturados, trans, falta de frutas y verduras, etc.)

El curcuma cuyo principio activo esencial es la curcumina, dio prueba como anti-inflamatorio y anti-radicales,
El regaliz (raíz): antiinflamatoria, antiulcerosa gástrica, anti-radicalaire,
El zumo de cebada, alcalizando, antioxidante, rico en vitaminas particularmente de tipo E y minerales,
Los Omega 3, que aseguran una fluidez de membrana y disminuyen las reacciones inflamatorias,
Los antioxidantes que permiten luchar contra los radicales libres. Normalmente son aportados por la alimentación (frutas, verduras, especias, té verde), pero en presencia de un fenómeno inflamatorio es aconsejado suplementarse.
Los cofactores de enzimas antioxidantes: selenio, cinc, cobre, manganeso.
El piégeurs de radicales libres:
- Las vitaminas antioxidantes C y E naturales, el Beta caroteno,
-Los flavonoides, las moléculas antioxidantes presentes en el té, el vino tinto (taninos), las frutas rojas, la uva (resvératrol), el pino marítimo (pycnogénol), el ginkgo.



7) Ayudar a la digestión, restablecer la función hepática

- Enzimas y sales biliares

Para reactivar la actividad enzimática desfalleciente y así devolver una potencia de digestión, y pues una calidad de absorción de los nutrimientos, el recurso a las enzimas en complementación es necesaria (lipasa, amilasa, proteasa). Hoy en día, los procedimientos de conservación destruyen una buena parte de las enzimas. También la falta de alimentos frescos, una masticación insuficiente, una carencia en ácido clorhídrico (frecuente después de 60 años y\o tan tomada por medicinas antiácido), los pancreatitis (alcohólico o medicamentoso), los excesos alimentarios, los regímenes desequilibrados, pondrán en un estado lastimoso las enzimas digestivas. Las enzimas se toman al mismo tiempo que la comida, preferentemente al fin porque absolutamente deben mezclarse al alimento.

Estas enzimas para funcionar bien, lo vimos, necesitan la presencia de cofactores y de catalizadores tales como las vitaminas del grupo B, el magnesio, el hierro, el cinc, Vit C que se puede encontrar por ejemplo en el spiruline.


- Las plantas: apoyo de la digestión y del hígado

Alcachofa (hoja): coleretico (estimula la formación de bilis, protector del higado, antioxidante, diurética)
Angélica: antibacteriana, antiespasmódica licor,
El desmodium,
El cardo casa,protector del higado, antiradicalar,
El chrysantellum participa en la regeneración del tejido hepático,
Una de gato antiradicalar,
El aloé vera tiene propiedades cicatrizantes y antiinflamatorias, regula la reacción inmunitaria y estabiliza la producción de mucosidad,
Ginkgo biloba protege el intestino de la isquemia-reperfusion,
El lapacho: refuerza las defensas inmunitarias, es rico en hierro.
 
 
8) El ejercicio físico

Recordemos que una actividad física tal como 20 minutos de marcha viva al día, favorece el equilibrio, la salud y el peristaltismo intestinal.



V-Conclusión

El intestino es la sede de numerosos disturbios y ya es hora de considerarlo no más como un " tubo simple ". Cada vez más estudios establecen un lazo entra " leaky gut síndrome " y la frecuencia de enfermedades autoinmunes y de patologías crónicas de origen intestinal.


El mantenimiento de nuestro capital salud pasa pues por un buen equilibrio de nuestro ecosistema intestinal y de este hecho, por una alimentación viva, sana y variada. La encargada de una hyperpermeabilidad intestinal, no es forzosamente simple y pide conocimientos sólidos en micronutrición, le aconsejamos no aventurarse sólo en este gestión.


En el caso de disturbio importante y delante de síntomas digestivos agudos conviene hacer establecer un diagnóstico por un médico para eliminar muy diferente causa, la consulta en un micro nutricionista evidentemente es aconsejado (usted evitará de ese modo una pérdida de tiempo, tanteos, y gastos superfluos en complementos alimentarios).


El intestino es un universo muy complejo y todavía no libró todos sus mecanismos. Las numerosas teorías tardan en validar. Este órgano superior interesa a los investigadores y apostemoss que de algunos años no sabrá más secreto para nosotros.

 

Advertida

Las informaciones de este documento no pueden estar consideradas en ningún caso como una opinión médica o como consejos individualizados. En consecuencia, le invitamos a acercarse a su médico o profesional de la salud.