Índice del artículo

 
¿ Piel apagada, cansada y deshidratada, tez mezclada?  Pensamos PRP (plasma rico en plaquetas), por las que están loco las estrellas hollywoodienses. Utilizado desde más de una decena de años en cirugía oftálmica, cardíaca, ortopédica, dentaria o reparadora para mejorar la cicatrización, las inyecciones de extractos plaquetarios autologos (es decir proviniendo del paciente mismo) se utilizan hoy para tratar diferentes problemas estéticos: revitalización de la cara, del cuello, del escote, las manos y los cabellos. El protocolo es practicado con un kit de uso único. El médico efectúa una toma de sangre (inútil ser en ayunas) que es centrifugada en seguida con el fin de separar el plasma de los glóbulos rojos. Luego aisla de este plasma la parte rica en plaquetas. La cantidad obtenida permite tratar el conjunto de la cara. El PRP es inyectado con una aguja intra-epidermica (muy fina) sobre las zonas concernidas, cada centímetro. La sesión dura menos de una hora, y no hay efecto secundario notorio. Tres a cuatro días más tarde, los factores de crecimiento son liberados, estimulando la síntesis del colágeno y de la elastina, mejorando la vascularización de los tejidos. El resultado: una revitalización notable (piel más flexible, más tónica y más luminosa, ojeras atenuadas, crecimiento capilar). Beneficios que van, progresivamente, a optimizarse.



El precio: 1800 MXN la sesión. Tratamiento de ataque: una sesión mensual durante dos meses. Luego, en mantenimiento, uno - dos al año.

Las inyecciones de PRP aportan una regeneración que disminuye el envejecimiento cutáneo pero no son destinadas a colmar las arrugas. Representan una solución formidable para todas las mujeres reticentes a la idea de hacerse inyectar moléculas sintéticas. Los riesgos de intolerancia son casi inexistentes. Y el resultado siempre es natural porque se recrea nuevo tejido con células vivas.