Una nutrición adaptada constituye el fundamento de la realización deportiva. Abastece a la vez el carburante necesario para el trabajo muscular y cerebral, así como los elementos esenciales para la síntesis y la reparación celular de los músculos y de los tejidos articulares.

actividad fisica

Una actividad deportiva intensa o mal preparada puede ser contraproducente, con producción aumentada de radicales libres (aumento del estrés oxidativo).

Hay reglas de oro que hay que respetar:

■ Consumo suficiente de azúcares lentos con índice glicémico bajo el día previo.
■ Hidratación suficiente antes, durante y después del esfuerzo. En caso de deshidratación relativa, el pulso va a apresurarse y la realización deportiva va a disminuir. 
■ Aporte de micronutrientes específicos durante el esfuerzo (el azúcar o el jarabe son ampliamente insuficientes). Perdemos en efecto otros minerales durante el esfuerzo, que debemos reemplazar. 
■ Adaptar la suplementación en micronutrientes de acuerdo a la duración del esfuerzo y de la temperatura exterior, porque las necesidades no son las mismas. 
■ Cuidar de tener un consumo bastante rico en alimentos antioxidantes.
■ Un aporte basto en ácidos grasos esenciales mejora los intercambios gaseosos a nivel de los alveolos pulmonares y permite optimizar su capacidad pulmonar, y en consecuencia la cantidad de oxígeno que usted puede dar a sus músculos durante el esfuerzo.

Qué usted sea deportista del domingo o atleta de alto nivel, debe saber que hay que adaptar su alimentación a sus necesidades.