Nuestras hormonas son fundamentales porque regulan nuestra vitalidad, las grandes funciones de nuestro organismo (particularmente las funciones cerebrales), pero igual nuestro tiroides, la producción de colesterol, nuestra presión arterial, nuestra libido, la hidratación de nuestra piel...

hormonas

Con la edad, la producción de nuestras hormonas puede disminuir y provocar patologías diversas.

Una toma de sangre simple permite determinar si las principales hormonas son deficientes.

Nos aplicaremos primero a restaurar el funcionamiento óptimo de sus mitocondrias (son microfábricas donde son fabricadas nuestras hormonas y donde la energía la que necesitamos es producida). 
Luego, si necesario, una prescripción hormonal podrá serle prescrita, bajo control médico y biológico.