Los disturbios de la líbido pueden ser de origen hormonal, psicológico, o ambos

Es por eso que el diálogo en la pareja es importante.

pareja

Con la edad, pueden presentarse ciertas perturbaciones .

En el caso del hombre

Niveles bajos de testosterona van a provocar un decenso del deseo. Esta disminución de la tasa sanguínea en testosterona puede ser diagnosticada por una toma de sangre y tratada en caso de carencia comprobada. 
Además, una erección menos importante puede ocasionar una baja de la autoestima y una perturbación de la líbido. Esta impotencia relativa puede ser tratada. 
También habrá que investigar patologías cardiovasculares y\o diabetes subyacentes porque estas dos patologías son a menudo implicadas.

En el caso de la mujer

La llegada de la menopausia es un caos hormonal verdadero, con un decenso importante de la tasa de procución de estrógenos (hormona femenina por excelencia). Esto puede manifestarse por bochornos, irritabilidad, depresión, sequedad de la piel y de las mucosas. La mucosa vaginal, menos hidratada, va a provocar dispareunia (dolor al momento del coito) y como resultado alteraciones de la líbido.
Estos problemas pueden ser tratados eficazmente, con tratamientos locales (cremas o óvulos) o por un tratamiento hormonal de reemplazo (THR).

Tomando en cuenta sus antecedentes médicos y su estado de salud actual, una THR adaptada, con hormonas naturales, no presenta riesgo de cáncer de mama. Además, disminuye el riesgo de osteoporosis, muy frecuente después de la menopausia.