Ciertas costumbres nutricionales pueden favorecer la producción de proteínas inflamatorias en nuestro organismo.

inflamación

Esta inflamación va a atacar a todas nuestras células, particularmente:

• la pared de las arterias, provocando enfermedades cardiovasculares (infarto, AVC)
• el cartílago de nuestras articulaciones (artrosis, artritis) 
• las mucosas de la nariz y de los ojos (alergias) 
• los bronquios (asma)

Ella va también a provocar la diabetes de tipo II, ciertos cánceres y las afecciones degenerativas (Parkinson, Alzheimer), o autoinmunes.

Después de un diagnóstico biológico preciso que establecerá su equilibrio inflamatorio, un equilibrado alimentario podrá serle aconsejado con el fin de disminuir el impacto de esta inflamación sobre su organismo.