El intestino es el pariente pobre de nuestra medicina; es a menudo abandonado, considerado como poco importante. Esto es un error porque el intestino es primordial para nuestra salud.

Nuestro intestino tiene dos grandes funciones:
■ Absorber los nutrientes que comemos y que nuestro cuerpo necesita. 
■ Un papel de protección contra agresores exteriores (bacterias, virus, toxinas, alimentos no digeridos). Es la razón por la cual se llama la barrera intestinal.

Estas dos grandes funciones de absorción y de barrera pueden ser óptimas sólo si nuestro intestino es íntegro.

Entonces varias situaciones pueden perturbar este funcionamiento (tomada de antibióticos, de antiinflamatorios, infección severa, mala digestión particularmente por defecto de masticación, ingestión de toxinas irritantes).

intestino

Esto puede tener para consecuencia una alteración de la barrera intestinal, que no desempeña entonces más su papel.
Puede así dejar pasar toxinas diversas, que normalmente no deberían pasar.

Si estas toxinas no son neutralizadas por nuestro sistema inmunitario, van a ir hacia nuestro hígado.
Éste a menudo tiene pena de hacer frente a este aflujo de toxinas y éstas van a ir a fijarse sobre órganos diversos en nuestro cuerpo. Síntomas variados pueden entonces aparecer (dolores de cabeza, enfermedades de piel, vértigos).

En estas situaciones, la detoxificacíon hepática toma todo su interés.

La segunda consecuencia de estas agresiones es una perturbación de las funciones de digestión de nuestro organismo, provocando:
hinchazones de vientre, dolores, alternación de diarreas-estreñimientos, flatulencias excesivas... Toda una comitiva de síntomas que se clasifica bajo el término de colopatia funcional, término un poco trastera que se utiliza cuando no se sabe realmente de donde esto viene. Con en corolario una comitiva de tratamientos a menudo poco eficaces en la duración.

Pero si se toma un tiempo para atacarse a las origenes del problema (restablecer una buena masticación, tomar las comidas en la calma, reequilibrar la flora intestinal por ciertos probióticos, detecciónar eventuales intolerancias alimentarias), se logra a mejorar incluso a curar el problema.

No podemos esperar tener buen salud a largo plazo si nuestro intestino no funciona.